Follow by Email

lunes, 9 de julio de 2012

Todo Tiene un dueño




                                               Todo tiene un Dueño


               

               
                Somos el país de los oportunistas, de la “pillería”, de lo espontáneo. El Chileno siempre le encuentra la maña a un sistema para sacarse los balazos, o para burlarlo de alguna forma. Somos los reyes de la astucia, la picardía....Y nos sentimos graciosos, estamos acostumbrados a ser así, a vernos y a vivir así.
                Encontramos divertidos e ingeniosos   a los que se “salen con la suya”, a los que inventan un truco para piratear algo, a aquellos que ponían monedas de $100 en los teléfonos en el extranjero y hablaban gratis a Chile, a los que viajaban sin pagar en tren desde el sur, los que con una moneda sacan 5 diarios iguales en los dispensadores de periódicos en USA, ¿para qué? ….pillos a los que se cuelgan del cable y no lo pagan durante años, suertudos a los que se encuentran una billetera llena de dinero en la calle...como si Dios la hubiese puesto en su camino como regalo.
                Lo importante es que no respetamos los bienes ajenos, el trabajo que hay detrás para su obtención, los sacrificios personales, la creación intelectual, como marcas, diseños, autorías, etc.

                Así que cuando encontramos algo, aunque tenga el nombre de la persona en una tarjeta, no lo devolvemos. No lo llevamos al mesón de clientes del supermercado, mall o banco, ni llamamos por teléfono a su dueño para que esté tranquilo(a) y para acordar su devolución. No tenemos empatía por la persona que pierde un bien, sea cuál sea, más bien nos aprovechamos del anonimato… total, ¿quién va a saber que fuimos nosotros quienes nos quedamos con la billetera?

                       Sería bueno pensar que no ha sido la divina providencia la que nos puso una cámara de video en medio del mall para nosotros, sino, que esta cámara tiene un dueño al cual hay que devolvérsela luego.  Tenemos que hacer algo impensado en esta sociedad actual y colaborar entre nosotros, saber que lo que hoy le toca  otro, mañana me puede suceder a mí.                
Obviamente habrán oportunidades en que no haya nadie a quién devolverle lo perdido, pero eso puede ser una excepción.
                Lo que nos falta aprender es que todo lo que existe tiene un dueño, un perrito, un maletín, dinero, una cámara fotográfica...todo, incluso esas bolsitas para deposiciones de perros que están gratis en los parques…eso pertenece a la municipalidad y son para los dueños de perros que transitan por el parque destinadas a un uso bien determinado. Como la Municipalidad cuenta con que se la robe un “ingenioso vecino” entonces le imprime: ”esta bolsa no está higienizada, no sirve para guardar alimentos”. En el fondo, no se la lleve a su casa a montones, no le va a servir…Tanto así sabemos de la “creatividad e ingenio” de nuestros ciudadanos.
                Respetemos y cuidemos la propiedad de los demás que un día querremos que a nosotros también nos traten bien.
        Además, precisamos dejar de pensar que somos tan ingeniosos, más bien somos buenos para robarle a los otros, lo que sea, servicios, ideas, cosas, tiempo, diarios, ropa, dinero…



                                                         Marcela Pezoa Bissières                                                                                          


No hay comentarios:

Publicar un comentario